lunes, 28 de enero de 2013

Actividad Programada: Pico Najarra y Asomate de los Hoyos

Fecha: 02/02/2013

Hora Inicio: 9:30

Hora Fin: 18:00

Punto de encuentro: Puerto de la Morcuera

Guía: Roberto

Ficha de la excursión: (abre en otra ventana para verla más grande)




Otra información:

Información sobre el sistema MIDE

Más información sobre el material


Si quieres participar en nuestras actividades puedes ponerte en contacto con nosotros en:


sábado, 10 de noviembre de 2012

Actividad Programada: Hoces del Duratón

Fecha: 17/11/2012

Hora Inicio: 9:30

Hora Fin: 18:30

Punto de encuentro:Cuartel de la Guardia Civil, Sepulveda

Ficha de la excursión: (abre en otra ventana para verla más grande)




Otra información:

Información sobre el sistema MIDE

Más información sobre el material


Si quieres participar en nuestras actividades puedes ponerte en contacto con nosotros en:


martes, 5 de junio de 2012

Balaitus por la Brecha de Latour

El Balaitus nos ha costado un huevo... y no quería decirlo así pero es que es verdad!

Anda que no hemos "echado viajes paquí y pallá"... Como cuando subimos al Frondiellas y a la Gran Facha por que con el Balaitus no había manera. O cuando terminamos subiendo a los Infiernos.


Cada vez que vamos al Valle de Tena nos hace mal tiempo y mal tiempo y mal tiempo...
Y es que, como ya decíamos el día del Frondiellas: el tiempo que nos ha hecho siempre en el Valle de Tena es una mierda pinchada en un palo!




Pero bueno, al final todo termina saliendo si se le pone ganas e ilusión... y de eso siempre nos sobra!!! Como dicen los Mojinos Escozios (grandes filosofos donde los haya): "El que la sigue la persigue", así que nosotros a perseguirla.


Empezaremos este escalofriante relato como en Crónica de una muerte anunciada: El día que iban a escalar el Balaitus, las cabritas se levantaron tempranico (igual que en todos los intentos anteriores... no da pereza ni na!) y se asomaron a ver el cielo. Roberto volvió corriendo a la habitación gritando "hoy si, hoy si!", recibiendo las felicitaciones del resto de compañeros de habitación que todavía estaban durmiendo y el tiempo les importaba un pedo.


Durante la noche Juan había soñado que intentábamos el Balaitus y que fracasábamos en el intento. Sandra no sabía interpretar sueños pero tampoco hacía falta por que el sueño estaba muy clarito... sin embargo pasamos por alto los malos augurios por que, aunque subimos, las pasamos un poco canutas para bajar.


Salimos con un día espléndido por el conocido camino que lleva a la Brecha de Latour. Frente a nosotros se alineaba ya Cresta del Diablo.


Y a nuestra espalda Llena Cantal, Musales y los Infiernos.


Un rato después la Brecha de Latour se presentaba, por fin, ante nosotros envuelta en un halo de niebla. Solo faltaba San Pedro al final con un manojo de llaves.


Pasamos por alto, de nuevo, el mal augurio y nos dispusimos a colgarnos los "hierros".


Cuando empezamos con las primeras pendientes ya no quedaba nada de la niebla y corríamos raudos y veloces a encontrarnos con nuestro destino al grito de "marica el último".



Montamos una primera reunión en una repisa, antes de la parte más vertical, y Juan empezó el primer largo de nieve dura.





Al principio la nieve estaba bastante dura, pero un poco más arriba estaba bastante blanda e inestable.

Juan siguió también con el segundo largo. Metió un primer seguro nada más salir de la reunión para evitar la caída de factor 2 y luego... nada. La nieve estaba muy blanda y la pared de la derecha era demasiado lisa, no conseguía meter nada. Y la nieve era cada vez más inestable.

Mucho más arriba estranguló con una alondra la primera de las clavijas (la única que vimos) que sobresalía de la nieve. El segundo seguro en 30 metros antes de dar el delicado paso desde la nieve a la roca.


Un poco más arriba Juan montaba la tercera reunión en una instalación de rápel.




Solo quedaban 50 metros de roca muy fáciles pero con una caída muy mala, así que continuamos encordados hasta el final de la brecha. Sandra siguió de primera y en un periquete estábamos arriba.




Para aquel entonces el tiempo ya empeoraba por momentos, pero Sandra y Juan no querían renunciar a la cumbre que ya quedaba tan cerca e iniciaron un último ataque a velocidad vertiginosa... pero rápidamente cambiaron de idea y siguieron con su característico paso cansino por que ya estaban un poco hechos polvo y, aunque el terreno era fácil, no escaseaban los abismos a su alrededor que acongojaban bastante.

Roberto, por su parte, decidió quedarse al final de la Brecha por que era la hora de la siesta y su madre no le deja saltársela.


Seguimos avanzando por nieve pesada, hundiéndonos continuamente, mientras las nubes seguían arremolinándose sobre nosotros.



Un poco más y... ¡Por fin cumbre!
Estaba totalmente nublado y no se veía nada... pero ya nos daba igual, hasta se nos saltaban las lagrimillas (si ya decíamos que nos había costado).



La tormenta perfecta zumbaba ya sobre nuestras cabezas y nosotros tan contentos... hay que ser mendrugos!!!

¡Como para ver los malos augurios!

Esta vez si, volvimos a la Brecha cagando leches donde Roberto esperaba con una sorpresa: había convertido nuestras flamantes cuerdas en una gran bola de espaguetis (posiblemente para utilizarlas de almohada durante la siesta).

Sandra y Juan le volvieron a felicitar efusivamente y se deshicieron en elogios mientras desenredaban los nudos de las cuerdas durante casi una hora para preparar el rápel.

Cuando terminamos de montar el rápel la tormenta estaba sobre nosotros, la temperatura había bajado mucho y, aunque seguía siendo temprano, nos envolvía la oscuridad. Nuestras chaquetas estaban rígidas como una armadura de hielo.

Juan fue el primero que se descolgó hacia esa enorme boca blanca que parecía querer tragarnos. La cuerda estaba rígida también y se enredaba continuamente en las piedras. El tiempo parecía no transcurrir mientras Juan subía y bajaba para deshacer los enredos mientras Roberto y Sandra tiritaban de frío.


Cada rápel era un nuevo esfuerzo y, a pesar del frío, nos teníamos que quitar los guantes continuamente para rehacer los nudos.


Finalmente llegamos al pie de la brecha, después de pasar muchas calamidades, y resoplamos con alivió. Todavía nos quedaba un largo camino hasta Respomuso pero, por fin, habíamos subido el Balaitus... y habíamos bajado para contarlo.

martes, 22 de mayo de 2012

Cerro Torre

Un día soleado y sin nubes en El Chalten es todo un acontecimiento. Es el día que esperan escaladores y fotógrafos durante semanas, refugiados en las cabañas mientras aguantan tormentas y vientos terribles. Mucha gente se va de El Chalten sin haber podido ver nada.

Hoy es ese día de buen tiempo...
¡Y es nuestro primer día en El Chalten!

Parece que nuestra suerte ha cambiado definitivamente ;-)


Desde El Chalten subimos las primeras rampas por un camino muy poco prometedor... desde aquí las moles que quedan tan cerca no se pueden ver y el camino no se diferencia de cualquier otro. Pero el cartel nos confirma que estamos de camino a la Laguna Torre!


Muy pronto el Fitz Roy y el Cerro Torre, con toda su corte, asoman la "cabeza". Algo tan grande es difícil de esconder :D

A la izquierda también se muestra el Cerro Solo con sus glaciares colgantes.


Nos internamos momentáneamente en un bosque para, un poco más tarde, salir al primer mirador del Cerro Torre.


El día es estupendo. Viendo el Cerro Torre desde el mirador parece increíble que sea tan difícil de observar normalmente ( y más de escalar ;-).

Se ven perfectamente, de derecha a izquierda, el Cerro Adela, el Cerro Torre, la Aguja Egger y el Cerro Standhardt. Delante de nosotros se encuentra una parte importante de la historia del alpinismo mundial... El nombre de cada uno de estos picos tiene detrás una historia de esfuerzo y superación, muchas veces con final trágico.


Llegamos a la Laguna Torre y la Aguja Bífida asoma ya a la derecha del Cerro Standhardt. El glaciar se termina abruptamente al otro lado de la Laguna Torre, justo en frente de nosotros.


Los trozos de hielo flotan a la deriva en la Laguna Torre. Un leve viento helado nos golpea la cara.



Rodeamos la Laguna Torre por la derecha, ligeramente en en cuesta, hacia el Mirador Maestri.


En el Mirador Mestri podemos ver el glaciar con más claridad. Lo que parecía tierra firme es, en realidad, hielo del glaciar cubierto por la tierra que ha caído de las laderas arenosas.

Miramos con cierto rencor el cartel que prohíbe seguir a partir de aquí... pero la ladera es inestable y hay grandes bloques de piedra que se apoyan sobre la tierra totalmente suelta, listos para caer en cualquier momento.

Si hubiésemos querido entrar en el glaciar deberíamos haber ido por el otro lado de la Laguna Torre y haber llevado material para encordarnos. A partir de aquí el camino es solo para verdaderos alpinistas

Pero quien sabe... algún día, algún día, cuando seamos mayores.


Con resignación nos damos la vuelta por donde hemos venido, de vuelta a la seguridad de El Chalten. Y con el espectáculo del Cerro Torre para siempre en nuestras retinas.

Un par de meses más tarde David Lama liberaría la vía del Compresor al Cerro Torre.

martes, 8 de mayo de 2012

Peñas del Prado, Gatos Pretos

"Hoy me he levantado dando un salto mortal..."
Estabamos de vuelta en las Peñas del Prado para hacer los tres largos de Gatos Pretos (IV+, 130m).


Tete nos deseó suerte antes de salir hacia la aventura :D


"...he echado un par de huevos a mi sartén
dando volteretas he llegado al baño
me he duchado y he despilfarrado el gel..."



"Porque hoy... algo me dice que voy a pasármelo bien..."


"Sé que tengo algunos enemigos
pero esta noche no podrán contar conmigo
porque voy a convertirme en hombre-lobo
me he jurado a mí mismo que no dormiré solo
Porque hoy... de hoy no pasa y voy a pasármelo bien..."




"Voy a cogerme un pedo de los que hacen afición
me iré arrastrando a casa con la sonrisa puesta
mañana ya si puedo dormiré la siesta
pero esta noche no (esta noche no).
Esta noche, algo me dice... que voy a pasármelo bien..."




"Hoy me he levantado dando un salto mortal
me he quitado el pijama sin usar las manos
dando volteretas he llegado al baño
le he dado buenos días a mis padres y hermanos
Porque hoy... hoy no se porqué, pero voy a pasármelo bien..."





"Voy a pasármelo bien.
Voy a pasármelo muy bien.
Muy bien, muy bien.
Y voy a pasármelo bien.
Muy bien, muy bien, muy bien."




"Muy...
bien..."