viernes, 2 de octubre de 2009

Mulhacén y La Alcazaba

Capileira es un pueblo a casi de 1.500 metros, al pie de altas montañas, mimado por el sol y por el mar. Un puñado de casas de paredes blancas y tejados planos.

Es mayo y, desde Capileira, todavía se pueden ver muchas manchas blancas.
La montaña bosteza y se despereza mientras se sacude su gorro de invierno.
En los más altos picos no. Allí la montaña todavía tendrá que esperar un poco para ver llegar el verano. No hay prisa, tiene todo el tiempo del mundo.

De Sierra Nevada.Mulhacen

Mayo es demasiado tarde para tener buena nieve y demasiado pronto para poder despreocuparse de ella.
Sierra Nevada no es el mejor lugar para celebrar un cumpleaños y tampoco para despedir a un amigo que no termina de enredar en nuestras cabezas.
Y sin embargo aquí estamos.

De Sierra Nevada.Mulhacen


Casi sin darnos cuenta nos hemos colgado la mochila y una parte del camino ya esta a nuestras espaldas.
Volvemos la mirada atrás sin saber muy bien que llevaremos en la cabeza cuando volvamos.
Y, aunque alrededor de Capileira no paramos de encontrarnos con grupos de senderistas, no podemos quitarnos la sensación de estar más solos que nunca.

De Sierra Nevada.Mulhacen


El Barranco del Poqueira, un balcón colgado de la montaña, le saca la lengua al Mediterraneo y acuna su río sin poder retenerlo.
Es un lugar donde la vida se abre paso, temblando.

De Sierra Nevada.Mulhacen


También es un lugar de donde la vida se escapa, río abajo.

De Sierra Nevada.Mulhacen


El final de cada día es el principio del siguiente y el refugio de Poqueira es un hotel de lujo en el camino.
Estamos muy lejos del Pirineo y aquí el ritmo de vida es distinto, todas las comodidades están disponible a módico precio. Probablemente esto tiene que ver con la fea herida que cruza la cara de Sierra Nevada: la carretera de la montaña no pasa lejos del refugio de Poqueira y, aunque ahora esta cerrada al tráfico, siguiendo su trazado se puede llegar a la cumbre del Veleta.

De Sierra Nevada.Mulhacen


Por la mañana la nieve esta dura, la sombra todavía cubre el fondo del valle. La sensación de frío se atenúa cuando apretamos el paso.
El hielo protesta bajo los crampones. Es un sonido familiar y agradable.

De Sierra Nevada.Mulhacen


En nuestro camino hacia el Collado del Ciervo pasamos cerca del refugio de la Caldera. Cualquier cosa se puede convertir en un refugio en Sierra Nevada. Un antiguo cortijo o una cabaña de pastores, da igual.

Se arregla con el mismo entusiasmo con el que se olvida y abandona para siempre.

De Sierra Nevada.Mulhacen



La altura empieza a pesar en el pecho. Al llegar al Collado del Ciervo paramos para respirar y nos columpiamos sobre el abismo con curiosidad.

De Sierra Nevada.Mulhacen


De Sierra Nevada.Mulhacen


Otro bocanada de aire y seguimos jugando a ver quien llega más alto. Solo un poquito más.

De Sierra Nevada.Mulhacen


Estamos en la cumbre de la montaña más alta de la península (3.481 m), un tesoro para los coleccionistas.

De Sierra Nevada.Mulhacen


Pero la altura de una montaña no siempre se puede medir en metros y la verdad es que a nosotros nos ha dejado un poco fríos. No podemos dejar de preguntarnos a que Virgen estará dedicada esta romería.

De Sierra Nevada.Mulhacen


El valle de las Siete Lagunas es la cara B del mismo disco. Se respira el silencio.

De Sierra Nevada.Mulhacen


De Sierra Nevada.Mulhacen


La Alcazaba espera paciente a los pocos que quieran visitarla.
Un fácil corredor de nieve nos pone en la antecima. Desde allí la cumbre de La Alcazaba esta a tiro de piedra, solitaria.

De Sierra Nevada.Mulhacen


De Sierra Nevada.Mulhacen


De Sierra Nevada.Mulhacen


El día se va apagando.
La noche en Sierra Nevada es larga y fría. Y estrellada ...como la nuestra.

De Sierra Nevada.Mulhacen

2 comentarios:

Sandra dijo...

Tiempo tuvimos para ver las estrellas!
Fué un bonito fin de semana, y cumplir 30 en un sitio como este no está tan mal!! Sólo falto una persona para que fuese un cumpleaños perfecto, pero no se puede tener todo en la vida.
Hasta recibí sus regalos!!! Gracias

A ver que se os ocurre para el próximo!!

Rosa dijo...

´Sí, la verdad es que aprovechamos muy bien todo el día...
Por cierto, que difícil es comer en Granada. Hasta las 19h no encontramos el Burger King, Burger King!
Recordaré esta visita a Sierra Nevada siempre ;-)